miércoles, 9 de diciembre de 2009

¿ DESDE LOS PINOS ?

La política económica de una nación debe tener como eje fundamental la soberanía e independencia de su Banco Central, es decir, las variables monetarias y financieras como son: inflación, tasas de interés, poder de compra, endeudamiento público interno y externo, paridad cambiaria y emisión del circulante, deben delinearse y sujetarse a estar lo mas lejos posible de las decisiones del gobierno federal, de las cuestiones políticas.

La trascendente decisión que en una cuantas horas o días tomará el Presidente de la República, Felipe Calderón, sobre el cambio o la ratificación del gobernador del Banco de México, es de suma importancia para la salud financiera y el rumbo de nuestra economía. Su decisiva orden deberá ponderar la contundencia de los hechos y sobre todo, la confiabilidad, certeza y seguridad que mantiene la institución en todo el mundo. Debe soslayar los antiguos dogmas y mitos de la política que nos llevaron a las peores décadas en el retroceso en nuestro bienestar social y en calidad de vida.

Esto quiere decir que, la grave crisis que padecemos en la mayoría de los sectores productivos, sociales y económicos obedecen al hecho de que las finanzas del país se manejaron desde " Los Pinos ", en los aciagos, perversos y catastróficos sexenios de Luis Echeverría y José López Portillo. Doce años de cinismos, corrupción pública y fraudes al por mayor que nos han cobrado con creces su factura a la sociedad durante los últimos 27 años...

Por ello, la mejor y mas inteligente decisión política del Presidente Calderón, es ratificando como Gobernador del Banco de México, a Guillermo Ortiz. Olvidando los viejos esquemas políticos, las rencillas personales y los temores que gravitan en torno al siguiente mandamás del Banco Central.
Ortiz Martínez evitó el ciclo perverso de devaluación-recesión-crisis en los últimos 12 años, y ello es un hecho. Nos guste o no.
Si el Presidente Calderón soslaya esta contundente realidad financiera y decide que la economía debe manejarse y dirigirse desde los Pinos, entonces estará liquidando toda esperanza de que nuestra nación salga adelante con progreso, desarrollo y crecimiento económico.

No hay ninguna necesidad de cambiar a un equipo que demostró su eficacia en la conducción monetaria de México pese a la gravedad de las circunstancias internas y externas de los últimos doce años. Esperemos que se tome la decisión por el bien de 110 millones de mexicanos y no por un simple compromiso,compadrazgo o amistad dentro del gabinete presidencial...

No hay comentarios: